RESCATANDO A MISS SANTOS, por Belén

Hablando con la gente que dejé atrás en Seattle, me contaba una amiga asturiana una historia que no tiene desperdicio. Le pedí, por favor, que si escribía la historia podía utilizar mi blog para mostrarla al mundo. Y no solo la escribió, sino que además se ha currado tres dibujos ilustrativos de la ostia. Así que sin más dilación os dejo con la crónica de mi amiga Belén. Buena gente donde la haya.


Yo tenía todo mi domingo planificado. No tenía resaca. Me había levantado temprano. Se habían anulado nuestros planes por la lluvia (como ya tenía previsto) y por delante, tenía todo un largo y lluvioso día para zambullirme en el apasionante mundo de la gramática inglesa. Un planazo. El cómo pasé de eso a recorrer 21’6 millas hasta llegar a Mill Creek para rescatar a mi amiga Marisa es un completo misterio.

Todo comenzó con un mensaje a las 8 de la mañana que se resume en: “llámame, mi novio afroamericano, que se supone me tiene que devolver a la civilización seattelita, acaba de llegar borracho a casa y estoy atrapada en medio de los bosques de Washington”. Y yo que pensaba que iba a tener un domingo tranquilo (ingenua de mí). Primer error del día.

El segundo error del día fue dejarme arrastrar por mi, últimamente, exacerbado apetito de sushi y por otros dos que, como yo, tampoco tenían nada mejor que hacer. Si me hubiese quedado en casa estudiando, nada de esto habría pasado. ¡Cuántas veces habré repetido esta frase en mi vida!

Fue así, cebándonos a sushi, como recibimos la llamada de rescate, que no sabía yo que mi número fuese el 911. Y como, repito, quienes estaban conmigo, aún tenían menos que hacer que yo, dijeron: “¡Vale! Vamos a buscarte”. Y no me quedó otro remedio que engullir el último spicy tuna roll, ponerme la capa de SuperBelencio y armarme de paciencia (que, por cierto, últimamente, no está entre mis superpoderes).

Tras 20 minutos conduciendo y dos autopistas después, nos dimos cuenta que el Google Maps es un poco puñetero cuando le da la gana y, desde luego, que no te da la dirección más directa, sino la que le da la gana él. Aún así, aunque disfrutando un poco más de lo previsto de los paisajes del noroeste estadounidense, llegamos a la residencia de fin de semana de Miss Santos.

La primera sorpresa fue descubrir que el coche de la víctima (así denominaremos a partir de ahora al novio borracho debido al estado de inconsciencia en el que se hallaba) estaba aparcado en la puerta de la casa. Y digo sorpresa, porque al parecer el coche se había perdido en algún momento de la noche, junto al móvil del susodicho. La segunda sorpresa fue que el teléfono de Marisa se había quedado sin batería, así que si queríamos rescatarla, alguien tenía que aventurarse en una misión de incursión en territorio hostil. Como no podía ser de otra manera: me tocó a mí. Y una vez más, el Belencio estaba en el ojo del huracán…

Dentro de la casa habría más sorpresas… Porque, igual se me ha olvidado mencionar que la víctima tiene dos hijas (aunque la vida de este hombre nos daría para otro post, ya os lo digo) y que los domingos hace de Súper Papá. Bueno, eso cuando no está boca abajo en el sofá, con unos calzoncillos rosas como único vestuario y semicubierto con una manta de atigrado estampado. Así que, cuando Marisa abrió la puerta, a su lado apareció una de las mencionadas que, a sus casi 9 años, es tan alta como yo (aunque eso no sea un mérito).

De la víctima solo obtuve un “Hi, Belén! How’s it going?” en el que tuve tiempo de descubrir que aún tenía mayor porcentaje de alcohol que de sangre en su sistema circulatorio; mientras la niña me acusaba con la mirada de venir a romper su unidad familiar de domingo. Dulce inocencia. Y es que…amigos míos…en el momento en que Marisa tuvo que abandonar la casa, se produjo un gran momento de tensión a la altura de aquel Gran Hermano en el que se oyó aquello de “no lloréis que me voy a casar con ella”. Padre e hija se aferraron al brazo de mi amiga mientras, una suplicaba y el otro balbuceaba: “Marisa, don’t leave! Stay with us! Please, stay!! Don’t go to work!! Stay with us”.  En ese momento, solo pude retirarme a la cocina para poder llorar a gusto de la risa, mientras Marisa no sabía si acompañarme a mí, o llorar de verdad. Si es que, con niños se acuesta, ya se sabe…

Ya en el coche, de regreso al mundo normal, pudimos conocer el resto de la historia. Al parecer, la víctima tiene un problema de autocontrol cuando bebe (de ahí que llevara más de un año y medio sin hacerlo). Así que, este sábado se le fue de las manos, pero a lo grande. Y lo que prometía ser un “voy a tomarme una copa con mis amigotes, espérame en la cama que un par de horas vuelvo y te voy a hacer el amor toda la noche” dio paso a “voy a aparecer borracho como una cuba a las 8 de la mañana, sin coche, sin teléfono, con unas gafas rojas de corazón, una flor y completamente empapado para luego acabar llorando en la moqueta y que tú cuides el resto del domingo de una de mis hijas”.

El viaje de vuelta tuvo una buena reflexión de todo esto:

Marisa: Hoy he visto cómo va a ser mi futuro…

Josep: Pues replantéatelo, hija…Replantéatelo.


No pude aportar nada a eso. Me bloqueaban las lágrimas. Pero como me dice un buen amigo, ¿no hacen las desgracias de los demás, más llevaderas las de uno? Yo solo espero estar invitada a las bodas: a la yankee y a la española. La primera, por volver de visita a Seattle. La segunda, porque promete estar a la altura de las Bodas de Sangre de Lorca, aunque esta es otra historia que ya os contaremos. 😛

Anuncios

Acerca de Joel

Por ahí dando vueltas
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a RESCATANDO A MISS SANTOS, por Belén

  1. PURGI dijo:

    jajajajajjaajajajajajaja muy buena la crónica Belén jajajajajajaj a ver si a partir de ahora escribes tu, que el Cano últimamente está apagado jajajajjajajajaaja

    recuerdossssssssssssss

  2. Merche dijo:

    Jajajajajaja, vaya día Belén!! Que arte para contarlo, jajaja y encima te has currado los dibujos, están genial. Y reafirmo que las desgracias de los demás, hacen más llevaderas las de uno; y un rato leyendo esta historia ha hecho que no pensemos en otras historias nuestras.
    Joel, muy buena colaboración!
    Un beso a cada uno!!

  3. Ximo dijo:

    Mis respetos!
    Qué nivel!
    Qué entretenido!!’
    Otra! Otra! Otra!!

  4. Joel dijo:

    La verdad es que está genial. Y porque no conocéis a los protas en persona, porque sino la historia gana más. Esta vez dejaré que Belén conteste a los comentarios, ya que la historia es suya.

    • Ximo dijo:

      Hombre, creo que tengo algún dato sobre el susodicho en cuestión (vamos el primer y único dato que Marisa (a la que también conozco, no!?!?!?) dio y remarcó insistentemente…. 😉

  5. Guacimara dijo:

    Frase en mi cabeza durante todo el post: No paro de equivocarme…

    Qué enganche la historia, jajaja. Pobrecita la nena…. ainss

  6. lorco dijo:

    Yo quiero una “manta de atigrado estampado”, PERO YA!!!

    Que listo ese hombre, seguro que con esa manta las resacas hasta parecen mejor 🙂

    gracias por las risas

    • Bele dijo:

      No te preocupes, Lorco…ya estamos trabajando en patentar la manta de atigrado estampado para las resacas…al nivel de la Batamanta va a estar!

  7. Bele dijo:

    Gracias, Purgi…Pero no siempre se puede tener jamón serrano, la mortadela que os vende el Cano en el blog tampoco está mala del todo, 😛 Y si está apagado, dadle una colleja para que espabile que ya lleva bastante tiempo con la letanía del jet lag, y seguro que en el fondo no ha sido para tanto.

    Merche, el día fue movidito…pero lo raro es que yo tenga un día normal, el día que eso pase, sí que tendré que hacer un post. Y lo de las desgracias ajenas, aquí en Seattle, ya lo hemos adquirido como filosofía de vida…mientras te ríes de los demás, pues pasas mejor el rato. Es algo recíproco que tenemos, tampoco te vayas a creer que nos cebamos solo con una persona.

    Ximo, mis respetos para usted también. Recuerde que hubo una época remota en un universo muy lejano donde yo vivía de esto…ahora ni siquiera recordaba que podía escribir, al parecer sí que puedo. Y no se preocupe, porque hay más historias en camino. Precisamente tengo un proyecto en el horno que hará las delicias de todos ustedes…pero lleva su tiempo. Patient, my friend!

    Joel, a ti no te contesto que te tengo muy visto. Eso sí…todo gana cuando conoces a este grupo de impresentables que nos hemos juntado aquí. Miña nai querida!

    Y completamente de acuerdo, Guaci…Fue un día “no paro de equivocarme”, pero últimamente esto también me pasa mucho y no sé por qué, la verdad…yo siempre había sido una chica espabilada… Y de pobrecita la nena, nada…que ella solita se ha metido en este jardín.

    Un besito a todos y cada uno y muchas gracias. ^^ Ha sido un placer!

  8. Juasss…y es que uno no conoce al que tiene al lado, hasta que no le da dos copas para desinhibirlo! La estampa familiar muy jodida, pobere Marisa. Pobre. 🙂

  9. Chopi en Sardegna dijo:

    Hacía mucho tiempo que no comentaba..Belén muy buena la historia. Pobre Marisa, la que le espera..Joel, no te cases nunca..eh?(Que pobre de la que caiga..)jajajaja.
    Un besete!

  10. The princess dijo:

    jajaajajajaaj Belen! sigo pensando que eres un genio jajaja y tranquila, que como me dijiste… COLLEJAS A JOEL, COLLEJAS TODO EL DIA!

    Escribe mas!!! y quiero ver eso que tu sabes cuando lo termines!! que tiene muy buena pintaaa 😀

    Laura

  11. Bele dijo:

    Hombre!!! Por fin hablo con el famoso Chiqui!!! No tienes ni idea de lo jodido de la estampa…el dibujo es tal cual, solo que yo no acostumbro a llevar capa los domingos! Pero sí…nada como el tequila para acabar así!
    Y repito, Marisa de pobre no tiene nada…ella solita se lo ha buscado, así que otras ventajas tendrá el negro, no? Chopi…no te apiades de ella, 😛
    Laura!!!! Menos mal que sé estás ahí para continuar mi trabajo…No le dejes ni respirar y pon bajo llave todo lo que pueda romper, no vaya a ser que le dé otra ventolera por bulerías, 😛 El proyecto avanza viento en popa a toda vela, se me ha ido un poco la olla y hasta yo lloro de risa cuando lo veo!!! Coming soon!!

  12. Marta dijo:

    Muy buena historia Belén!!!me ha gustado mucho tu forma de contarlo, tendrías que participar más en este blog!!!

    Muchos besos

    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s