Cocina manchega de alta restauración

Cuando uno cumple años, lo más normal es que invite a algún vermutillo a los amigos o que incluso se pague una buena comilona. Pero este no es el caso que aquí nos ocupa. Puestos a romper con las ancestrales normas del decoro y el buen gusto, mi amigo Nicanor no sólo no se pagó nada de nada, sino que se invitó a comer en casa ajena. Y la verdad es que en esa casa no se come mal del todo. Nada mal.

Yo acababa de regresar de Seattle y, como no quería que Nica estuviera solo el día de su cumpleaños, me fui con él. Pero no os confundáis: fue solo por compañerismo, no interés. Así que la semana de antes llamamos a Piedad (que goza del título de “mamá de Chiqui“) y ni cortos ni perezosos nos autoinvitamos a comer y además elegimos el menú. Nótese que por esas fechas Chiqui estaba en Japón.

Antes de sentarnos en la mesa, unos aperitivos a base de lomo de orza, habas tiernas, gambas, boquerones y una sepia que nos estuvo güeníjma. (Sin acritud, amigos porque si ya se os está haciendo la boca agua esperad a seguir leyendo…)

Y ya pasamos al plato fuerte: paletilla de cordero al horno con sus pataticas, regado con un vino adecuado para la ocasión. Por supuesto, con pan casero de mami. Exquiso.

De postre un sorbete de piña para refrescar el gaznate y ayudar con la digestión.

No podía faltar la tarta de cumpleaños, con una vela improvisada para que nuestro canario tuviera un cumpleaños inolvidable.

Pero a pesar de ser Nica el homenajeado, no quiero pasar la oportunidad de dedicar este post a Piedad y a Luis, que siempre nos tratan (y nos alimentan) como si fuéramos sus propios hijos. Desde esa primera vez en la que me eché la siesta en el sofá después de una espectacular comilona, he perdido ya la cuenta de las veces que me he dejado caer por su casa, ya fuera en Villacerrada y, más recientemente, en el Salobral. Si en parte me siento manchego de adopción es porque he encontrado una segunda familia aquí en Albacete.

Por cierto, ¿para cuando la próxima? Un abrazo.

Anuncios

Acerca de Joel

Por ahí dando vueltas
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Cocina manchega de alta restauración

  1. The princess dijo:

    Pero que bonito Joel!!! jajajaja Estan pensando alguna visita proxima?? jajaja La verdad es que da gusto ir a esa casa! y ya que los hijos estan todos lejos y desperdigados… deberian adoptarnos a los de aqui jajajajaj
    QUE HAMBRE ME HA ENTRADO!!!!!!!!!!!!!! menuda pintaza que tienen los platos

    Un beso Joel Picazo jajajajaja

  2. Ximo dijo:

    Creo que no puedo creer todo lo que he leído.
    Mira que el maldito manchego bastardo es cabrón… pero tanto!?!?!?!?!?!?!? No sé si se merece este post!??!!? (estoy diciendo yo esto!?!?!?!?)
    Y tú te lamentabas cuando tus amigos de La Seu fueron a Albacete cuando tú estabas en Seattle!?!?!?!? Esto no se queda corto, eh!?!?!?!?

    Dicho todo esto, buenísimo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Qué delicia de post, incluída la salivera que me ha entrado!!!!
    Oye, que digo yo que avises cuando sea la próxima, especialmente si tu primo sigue en Japón!!!

    Post mítico!!!!!!!!!!!

  3. Se merece lo de sus colegas y más. Pero lo peor es que luego se queja. Sois un par de sinvergüenzas, mira que aprovecharos de la hospitalidad y la buena fe de mis padres. AUTOINVITACIÓN….claro así nadie te puede decir que tienes mucha JETA, ya me lo cuentan luego a mí cuando hablamos por teléfono….

    Palabraz clave.- disgusto

  4. Joel dijo:

    Melón: Bueno, tendré que consultar con papis, pero no descarto hacerles una visita ya sea antes de verano o después de Feria. Tengo que llamarles un día de estos.

    Ximo: Oye, que una cosa no quita la otra. Mis amigos cabrones de la Seu han venido a Albacete sólo cuando yo no estaba. En cambio yo a casa de Chiqui he ido con y sin él. Ya cuando coges confianza pues directamente usas otras vías. Si te vienes por Albacete intento concertar una cita gastronómica de estas. Vas a salir encantado! 😉

    Chiqui: Aprovecharnos? Pero qué dices? No hay más ciego que el que no quiere ver. Tus padres estuvieron encantados de tenernos. Ahí nadie se aprovechó de nada, simplemente fue una comida en familia. Aaaaaay. Tú que ahora estás fuera deberías entenderlo mejor que nadie.

    Gracias por comentar, trío (poner aquí cualquier adjetivo adecuado para la ocasión). Nos la vemos

  5. lorco dijo:

    Si es que lo peor del Chiqui va a ser el CHIQUI!!!

    Con lo majos que son su familia y lo zanquilocuatres que son sus colegas……

  6. Merche dijo:

    Que hambre da tu blog…. jajajaja, y con tanta tecnología y no se pueden ni oler los platos a distancia! jajajaja.
    Que buena gente los padres de Chiqui! Joel… si organizas otra autoinvitación…. donde comen 4, comen 5, no? 😛 …yo lo dejo caer… jajaja.
    Un beso!! (Bonito post!)

  7. Marta dijo:

    Pero que bien que os cuidan!!!!Se ven muy buena gente, así como el hijo, no???jeje.

    Muchos besos Joel y a pasar buen finde!!!!

    Marta

  8. Joel dijo:

    Merche: de momento ni el olor, ni el gusto, ni el tacto. Todo lo demás lo hemos sabido suplir con tecnología, pero… Con lo necesario que son los abrazos cuando estás, por ejemplo, en Seattle. Perooo aún tendremos que esperar una temporada para que inventen eso. En casa de Chiqui, donde comen 4 come un regimiento 😉

    Marta: No te equivoques: ellos sí son buena gente. El hijo… un poco vividor, pero bueno, aceptamos que no es mala persona 😉 (besos chiquitín).

    Gracias a las dos por comentar. Besicos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s